Consejos para ser un restaurante sostenible

La sostenibilidad es uno de los temas centrales de nuestro día a día, pues resulta imprescindible adquirir nuevos hábitos que respeten más nuestro entorno. A veces, la solución empieza por sentarse a pensar sobre nuestras rutinas y ver qué es aquello que puedo hacer para reducir el impacto de mi actividad diaria. En hostelería, cada vez son más los restaurantes que se unen a esta lucha social y emprenden medidas para ser más sostenibles. A continuación, os daremos algunos consejos para ser un restaurante sostenible.

 

No tirar alimentos en buen estado

El desperdicio alimentario es un grave problema de las sociedades desarrolladas. Aunque existan millones de personas que pasan hambre, se tiran kilos y kilos de comida cada día en todo el mundo. Una manera de luchar contra esta problemática es llevando un control de los productos de los que disponemos, y tener en cuenta su fecha de caducidad, así como valorar hasta qué punto se puede prescindir o disminuir la cantidad de algún producto en concreto. 

Además, podemos optar para donar la comida a bancos de alimentos y, de este modo, podrá dar de comer a personas que lo necesitan.

 

Prestar atención a los residuos

Una de las reglas que más nos puede ayudar es la de las 3R: reducir, reutilizar y reciclar. Una de las partes que genera mayor impacto de nuestro día a día es la cantidad de residuos que producimos. Por lo tanto, reduce todo aquello que no necesites, al mismo tiempo que apuestas por otras opciones más sostenibles, como los materiales biodegradables o eliminar el plástico de tu actividad. También, reutiliza todo lo que puedas; es decir, se trata de dar una segunda vida a objetos o materiales que pueden repetir su uso o encontrar otro. Y, por último, recicla con un buen sistema del que también forme parte el comensal, separando tipo de residuos y estimulando la participación conjunta.

 

No malgastar agua

Aunque todos sabemos que el agua es un bien escaso y agotable sin el que no podemos vivir, cada año se incrementa el consumo del agua. Para ahorrar agua, puedes utilizar grifos y retretes de bajo consumo, poner el lavavajillas cuando esté lleno o recoger agua de la lluvia. En nuestro blog, encontrarás más consejos para ahorrar agua.