atención al público hostalería

Cómo tratar al cliente en hostelería?

En la hostelería y la restauración, la atención al público es uno de los aspectos más esenciales. Muchos de los profesionales de este sector desarrollan sus tareas laborales delante de la clientela. Por este motivo, resulta imprescindible ofrecer un trato amable y adecuado con nuestros clientes. 

Antes de nada, debemos pensar en el gran poder que tiene el buen trato a los clientes. Si ofrecemos una buena atención al público, tendremos una importante parte del terreno ganado para fidelizar a los clientes. La hostelería ofrece mucho más que un servicio; se trata de construir experiencias para nuestros clientes. Y si esta es positiva, podemos conseguir que vuelvan a nuestro restaurante y captar a nuevos clientes. 

 

Consejos para una adecuada atención al cliente

Prioriza al cliente

Siempre hay tareas por hacer y avanzar en el día a día de la hostelería, pero debemos tener claro que la prioridad es el cliente. Una vez haya entrado por la puerta de nuestro local, hay que atenderlo, con las menos de esperas posibles, ofreciendo rápidamente una posible solución que le pueda satisfacer. 

 

Fija un procedimiento

Si establecemos unas pautas de conducta aplicables a todos los clientes, todos nuestros profesionales sabrán cómo actuar y atenderlos. Debemos de facilitar todas las herramientas posibles a nuestro equipo. De este modo, la comunicación con el cliente será pactada, estructurada, acorde con el negocio y basada en la amabilidad y el respeto.

 

Conoce a tus clientes

Un gran consejo para fidelizar a los clientes se basa en conocer sus gustos, preferencias… y hasta sus manías. Se trata de poner interés, observar y ofrecer un trato personalizado a cada cliente. Así, el cliente se sentirá valorado y, sobre todo, que no es uno más.

 

Ofrece jornadas de formación a tu equipo

Si nuestros profesionales trabajan durante toda su jornada laboral delante del público, es muy importante facilitarles todas las herramientas necesarias para ofrecer un buen trato a los clientes. Las jornadas de formación son una gran inversión: permiten fijar un procedimiento, conseguir una homogeneidad como marca, aplicar los valores de nuestro negocio y trabajar como equipo. 

 

Contrata personal educado y profesional

Cada persona del equipo de tu negocio tiene un papel relevante. De cada uno de ellos depende el éxito de tu negocio. Por lo tanto, es imprescindible contar con un personal profesional, educado, con buena actitud y vocación. Asimismo, para que nuestros trabajadores den lo mejor de ellos, debemos ofrecerles unas buenas condiciones y valorar su trabajo.